Allium sativum

El ajo, ese elemento indispensable en las cocinas, tiene un valor culinario, medicinal e histórico de gran peso. La planta del ajo es oriunda del centro de Asia incluido el centro de Irán, pero ya se cultiva en las zonas tropicales y templadas de todo el mundo.

De acuerdo con su clasificación científica, es miembro del orden Asparagales, de la familia Amaryllidaceae y del género Allium, del cual también son miembros las cebollas y los puerros. Los dientes del ajo tienen aroma y sabor picante y un penetrante aroma que despierta opiniones encontradas.

¿Cómo es?

Allium sativum es una planta perenne con tallo herbáceo vertical. Sus hojas, planas y lanceoladas, miden alrededor de 60 centímetros de longitud, y la hierba completa puede alcanzar una altura de hasta 1.2 metros. Posee un bulbo en forma de globo que aloja de 5 a 15 bulbillos, a los que llamamos “dientes”. El bulbo está cubierto por una delgada capa de piel blancuzca o ligeramente rosada.

La floración tiene lugar en verano, cuando aparece una umbela con florecillas rosadas o de un tono blanco verdoso. No es común que desarrolle frutos ni semillas.

Por su efecto contra bacterias, hongos y virus es un valioso aliado para combatir casi cualquier tipo de infección.

Cultivo y cosecha

La planta del ajo es resistente y relativamente fácil de cultivar. Puede propagarse por dientes (separados, no el bulbo entero) que se siembran en otoño o invierno, aunque por lo regular en las zonas de clima templado pueden sembrarse durante cualquier época del año. El diente debe plantarse en un suelo fértil y bien drenado y en un sitio en donde la planta pueda crecer a pleno sol. No tolera la sombra.

Los  bulbos se cosechan cuando las hojas de la planta comienzan a marchitarse, más o menos en otoño o a finales de verano. Deben dejarse secar al sol y después almacenarse en un sitio fresco y seco.

Constituyentes activos

Mucílagos, compuestos de azufre (incluida la aliina, convertida después en alicina), germanio, selenio, glucoquininas, potasio, fósforo, provitamina A, vitamina B, vitamina C y flavonoides.

Propiedades

Analgésicas, hipotensivas, antibacterianas, antiinflamatorias, antioxidantes, antipiréticas, nervinas, antisépticas, antirreumáticas, descongestivas, antibióticas, antiespasmódicas, antivirales, cardiotónicas, carminativas, diaforéticas, digestivas, colagogas, inmunoestimulantes, coleréticas, diuréticas, antihelmínticas, emenagogas, expectorantes, vasodilatadoras, fungicidas, rubefacientes, sedantes, tónicas, vermífugas, alterativas y vulnerarias.

Partes utilizadas

Bulbos.

Usos medicinales tradicionales

Los dientes de ajo se han usado como medicina desde hace miles de años atrás para el tratamiento de un gran número de problemas del cuerpo. Por su efecto contra bacterias, hongos y virus es un valioso aliado para combatir casi cualquier tipo de infección, y sus compuestos de azufre son útiles antisépticos para tratar dolencias internas y externas.

Sistema digestivo. Los componentes del ajo ayudan a combatir infecciones en el tracto digestivo y a eliminar algunos tipos de parásitos internos. Promueve el desarrollo saludable de la flora bacteriana (incluso después de tratamientos con antibióticos) y en estudios in vitro logró inhibir la bacteria H. pylori, una causante de la gastritis. También estimula la producción de bilis y enzimas digestivas, mejorando la asimilación de nutrientes. Se le usa para aliviar disentería y gastroenteritis, entre otras infecciones.

Sistema respiratorio. En suma, ayuda a reducir la intensidad de los síntomas de las infecciones respiratorias y a combatir los microorganismos que las producen. Gracias a sus propiedades expectorantes facilita la expulsión de la mucosidad de las vías aéreas. La razón de estos beneficios es que los compuestos de sus aceites volátiles se excretan a través de los pulmones y pasan a través de prácticamente todas las vías aéreas superiores.

Es útil en el tratamiento de resfriados, gripes, bronquitis crónica y aguda, tos y asma bronquial, entre otras afecciones respiratorias.

Sistema inmunitario. Al promover la proliferación de células blancas (leucocitos) de la sangre, el ajo ayuda a mejorar la función del sistema inmunitario y reforzar la defensa del cuerpo ante los microorganismos que causan infecciones.

Sistema urinario. Inhibe bacterias que producen infecciones en el tracto urinario.

Sistema tegumentario. Es efectivo para infecciones fúngicas que atacan piel, pelo y uñas, como el pie de atleta. También se usa para tratar picaduras de insectos, tiña y mordeduras de animales. Puede aliviar la inflamación de las articulaciones causada por problemas reumáticos.

Se usa para curar infecciones de oídos.

Sistema circulatorio. Se sabe que el ajo, que dilata los vasos sanguíneos, funciona para bajar los niveles de colesterol malo y triglicéridos, y para reducir la presión arterial y los calambres por problemas circulatorios. Coadyuva en el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Sistema reproductivo. Por supuesto, la acción antifúngica de Alium sativum se aprovecha para tratar infecciones del sistema reproductivo femenino y masculino, si bien es más usado en casos de candidiasis vaginal.

Usos y propiedades de Allium sativum.

Inflorescencia de Allium sativum.

Preparaciones comunes

Se administra en aceites, cápsulas, jarabes y extractos; asimismo, el diente fresco o seco, rallado o en diversas formas, puede aplicarse directamente sobre la piel o consumirse tal cual.

Contraindicaciones

En personas sensibles ha causado dermatitis por contacto y malestar gastrointestinal. El uso prolongado puede irritar las mucosas y la piel. No debe consumirse más de 4 dientes de ajo crudo al día, ya que puede producir malestares.

Puede interferir con la acción de medicamentos anticoagulantes. Su consumo medicinal debe interrumpirse unos 7-10 días antes de una cirugía.

Curiosidades

-Se ha usado como control de plagas en campos de cultivo.

-En I Guerra Mundial se le usó para tratar las heridas producidas en el campo de batalla.

-La planta del ajo es una de las más investigadas del mundo, particularmente por su potencial como agente medicinal.

 

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Garlic

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/allium-sativum-garlic

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Allium+sativum

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.