Panax ginseng

El ginseng chino, ginseng asiático o simplemente ginseng, es una de las especies más conocidas de su género, y ha sido un ingrediente común dentro de la medicina china durante miles de años, al menos unos 5,000. De hecho, la planta es nativa de los bosques montañosos de este país, aunque su rango natural abarca zonas de Corea. Tiene una centenaria historia de uso en China, India y Corea.

En la actualidad el ginseng es raro en estado silvestre desde que comenzara a declinar en el siglo XVII, pero se cultiva exitosamente en China, Corea, Rusia y Norteamérica, sobre todo. Su uso como remedio medicinal se ha extendido hasta Occidente, en donde tiene fama como tónico masculino y como agente para mejorar la vitalidad. Por su utilidad, alguna vez fue conocido como rey de las hierbas.

Botánicamente, es miembro del orden Apiales, de la familia Araliaceae y del género Panax.

¿Cómo es?

El ginseng chino es una hierba perenne con una raíz primaria nudosa y aromática, cuya forma semeja la de un cuerpo humano con piernas. Posee tallos verticales sobre los que crece una espiral de 2 a 5 hojas divididas, de bordes dentados y color verde claro. En su madurez alcanza unos 80 centímetros de altura.

En primavera-verano desarrolla pequeñas flores de color amarillo verdoso con 5 pétalos, agrupadas en umbelas (semejantes a las de la planta del ajo y de la cebolla). Estas flores son hermafroditas, con órganos sexuales masculinos y femeninos. Poco después da lugar a frutos rojos redondos con semillas en su interior.

El ginseng tiene fama como tónico masculino y como agente para mejorar la vitalidad.

Cultivo y cosecha

El crecimiento del ginseng no es muy rápido, pero es una planta resistente. Puede propagarse por semillas en primavera; el suelo debe ser húmedo, fértil, rico en humus y bien drenado, no importa si es arenoso o arcilloso. Crece bien en un sitio con sombra o semisombra (hasta un 80 por ciento de esta). Las semillas pueden demorar hasta 2 años en germinar.

Las raíces de la planta se recolectan cuando ya cuentan con unos 5-6 años, ya que cuanto más antiguas son, sus constituyentes activos están en mejor estado.

Constituyentes activos

Saponinas (gingenósidos), panaquilina, colina, estigmasterol, alfa-sitosterol, campesterol y aceite volátil. Los gingenósidos son los que le otorgan sus propiedades adaptógenas.

Propiedades

Adaptógenas, analgésicas, alterativas, antioxidantes, antiinflamatorias, antisépticas, antivirales, amargas, cardiotónicas, carminativas, sedantes, estimulantes, diuréticas, demulcentes, eméticas, expectorantes, inmunoestimulantes, nervinas, sialagogas, estomacales, tónicas, tranquilizantes y vulnerarias.

Partes utilizadas

Únicamente las raíces.

Usos medicinales tradicionales

En los últimos años la publicidad ha elevado la popularidad del uso del ginseng, a veces exagerando sus beneficios sobre la salud. No obstante, es una planta que, si bien realmente no es una panacea, sí es auxiliar en numerosos padecimientos humanos.

Sistema nervioso. El ginseng es una de las mejores hierbas adaptógenas, ya que ayuda a recuperar el vigor, la energía o vitalidad incluso después de pasar situaciones de profundo estrés emocional, fatiga y esfuerzo físico prolongados. Permite al cuerpo adaptarse a distintas situaciones, climas, temperaturas y altitudes, mejora la resistencia física e inmunitaria y eleva la capacidad mental. Alivia un sistema nervioso sobrecargado y evita cambios de humor súbitos. En general, mejora el rendimiento físico y mental.

Se cree que el ginseng actúa sobre el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal y que aumenta los niveles de cortisol. Los gingenósidos tienen suaves efectos analgésicos y antiinflamatorios y estimulan la función adrenal. Puede usarse durante la menopausia, por debilidad relacionada con estrés o vejez y para restaurar la energía después de enfermedades crónicas, cirugías y accidentes.

Sistema reproductivo. No hay evidencias científicas que aseguren las propiedades afrodisíacas del ginseng chino, pero lo cierto es que como tónico masculino, al restaurar la vitalidad, puede contribuir a la mejora de las funciones fisiológicas, incluyendo la función sexual, y, al parecer, mejora el conteo de espermatozoides. En combinación con otras hierbas suele usarse para tratar la disfunción eréctil.

En mujeres ayuda a sobrellevar síntomas de menopausia como la fatiga y el estrés.

Sistema circulatorio. Panax ginseng reduce la glucosa de la sangre, por lo que puede ser útil en el tratamiento de la diabetes. También es adecuado en tratamientos para reducir el colesterol.

Sistema inmunitario. El extracto concentrado de raíz de ginseng, tomado como suplemento, mejora la función inmune al aumentar el conteo de glóbulos blancos y protege contra los virus de la gripe. Puede tomarse en casos de agotamiento de la función inmune. Muchos pacientes de edad avanzada lo consumen con este fin.

Para aprovechar las propiedades del ginseng chino es mejor tomar dosis bajas durante un largo tiempo (3 o 4 meses).

Preparaciones comunes

Se le prepara principalmente en tés (decocciones), tinturas y cápsulas o tabletas.

Contraindicaciones

Aunque no se han reportado efectos adversos graves al consumir normalmente ginseng chino, debe evitarse durante el embarazo y lactancia y en casos en los que hay fiebre, hipertensión arterial, estreñimiento, gripe, bronquitis, neumonía y otras enfermedades inflamatorias. Si se tiene diabetes, es importante consultar al médico antes para evitar hipoglucemia. Los niños no deben consumir ginseng por períodos prolongados.

Si se consume en exceso, puede causar dolor de cabeza, aumento de la presión sanguínea e inquietud. No es recomendable tomarlo durante la fase aguda de las enfermedades.

Curiosidades

-La palabra “panax” deriva del término griego panakeia, cuyo significado es “remedio universal”.

-El ginseng chino se introdujo varias veces en Europa antes de que llamara la atención en la medicina occidental.

-Los emperadores chinos lo consumían regularmente.

-En los Vedas de la literatura de India, el ginseng es descrito como una planta que da vida.

 
Fuentes

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Panax+ginseng

http://umm.edu/health/medical/altmed/herb/asian-ginseng

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.