Ginkgo biloba

Esta especie, cada vez más presente en productos comerciales, es generalmente conocida por su nombre científico o simplemente como ginkgo (a veces escrito como ginco), aunque otras personas la llaman “árbol de los cuarenta escudos”. Es el único representante de su género; pertenece al orden Ginkgoales y a la familia Ginkgoaceae.

El ginkgo es una planta rara tanto en su apariencia como en su existencia, ya que su linaje se remonta hasta la época de los dinosaurios y actualmente no está cercanamente emparentado con otras especies de árboles. Por esta razón se le considera un fósil viviente y un representante de la flora prehistórica. Es nativo de China, en donde crece principalmente en las provincias de Guizhou y Zhejiang, pero su cultivo en Japón tiene ya varios siglos.

¿Cómo es?

Ginkgo biloba es un árbol de tronco con una corteza de color marrón claro y numerosas grietas. Su altura se encuentra entre los 20 y los 35 metros, aunque algunos alcanzan 40 metros y unos pocos registran más de 50 metros. Los ejemplares más jóvenes tienen pocas ramas. Destacan unas hojas muy singulares, de color verde claro o amarillo verdoso, en forma de abanico y con bordes irregulares. Tienen una pequeña división que les confiere dos lóbulos. En otoño, estas hojas pueden tornarse amarillas con tintes dorados.

En primavera, el árbol desarrolla diminutas flores masculinas o femeninas. Las semillas comienzan a formarse cuando ya el individuo tiene unos 20 a 35 años de edad, y aparecen rodeadas de un tejido carnoso que las hace asemejarse a ciruelas pequeñas, pero de olor desagradable.

Se le considera un fósil viviente y un representante de la flora prehistórica.

Cultivo y cosecha

Si bien el ginkgo es una planta resistente, su cultivo no comercial es muy poco común. Se propaga por semillas en otoño, en un suelo bien drenado seco o húmedo y en un sitio protegido de fuertes vientos. También puede propagarse por esquejes de leña blanda en primavera. Muchas personas prefieren sembrar ginkgos masculinos, ya que el olor que despiden los frutos de los ginkgos femeninos suele generar rechazo.

El árbol madura lentamente. Las hojas se recolectan en otoño, cuando su color pasa del verse al amarillo, y entonces se ponen a secar. Los frutos maduros (del árbol maduro) se recogen generalmente en otoño, y se cocinan.

Constituyentes activos

El ginkgo contiene glucósidos de flavonol, lactona sesquiterpénica y terpenoides (gincólidos A, B, C, y J).

Propiedades

Antisépticas, antioxidantes, antiespasmódicas, antitusivas, astringentes, broncodilatadoras, vasodilatadoras, vermífugas, antiinflamatorias, relajantes, estimulantes uterinas, antialérgicas y neurogénicas.

Partes utilizadas

Hojas, y en menor medida, frutos y semillas.

Usos medicinales tradicionales

Sistema nervioso y circulatorio. Las investigaciones de la Comisión E de Alemania aprueban el uso del ginkgo en el tratamiento de casos de demencia, vértigo, enfermedad arterial periférica oclusiva y tinnitus (zumbidos en los oídos). El ginkgo es famoso, principalmente, por su capacidad para mejorar la función cognitiva.

Esta hierba estimula la circulación periférica, aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y el aprovechamiento del oxígeno y la glucosa, de modo que contribuye a mejorar la memoria. Antagoniza el factor activador de plaquetas (PAF, por sus siglas en inglés), estabiliza la actividad de los mastocitos (tipo de células) y reduce la viscosidad de la sangre. Además, combate la oxidación promovida por los radicales libres y protege contra el daño cerebral.

Gracias a estas actividades, es útil para reducir los síntomas de la demencia, prevenir y retrasar el deterioro mental en personas con Alzheimer y demencia, así como para mejorar la memoria en ancianos. En general, es una de las hierbas más usadas para mejorar y tratar problemas del cerebro.

Sistema inmunitario. Se usa en el tratamiento de asma infantil y adulta, al ser antagonista del factor activador de plaquetas.

Sistema reproductivo. Puede ser auxiliar en el tratamiento de la disfunción eréctil, al evitar la aglutinación de la sangre y estimular su circulación.

Debido a su acción en la circulación y a su protección a las células, se le considera una de las mejores hierbas para la salud de los ojos. Estimula el flujo sanguíneo a la retina y tonifica los pequeños capilares, por lo que puede mejorar la visión de las personas con glaucoma y, en general, la agudeza visual. Al mejorar la transmisión entre las células nerviosas, puede ayudar a reducir los molestos sonidos producidos cuando se padece tinnitus.

Preparaciones comunes

Por lo regular se administra en tés (infusiones), tinturas y cápsulas con las hojas, pero en Occidente se consume su extracto estandarizado en tabletas.

Contraindicaciones

Los efectos adversos al usar las hojas son raros. Si se toma en exceso puede causar malestar gastrointestinal, incluyendo diarrea y vómitos, dolor de cabeza, dermatitis e irritabilidad. Puede afectar la coagulación sanguínea, por lo que se recomienda consultar al médico si se está consumiendo o se va a consumir medicamentos anticoagulantes, o si se efectuará una cirugía pronto.

Curiosidades

-La palabra “ginkgo” se deriva de los términos japoneses gin, que significa “plata”, y kyo, cuyo significado es “albaricoque”.

-La palabra “biloba” de su nombre científico alude a los dos lóbulos que las hojas suelen tener.

-Un árbol femenino o masculino solo desarrolla frutos cuando está cerca de otro de su sexo opuesto, ya que de lo contrario la flor no puede ser fecundada.

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Ginkgo_biloba

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/ginkgo-biloba

Marilyn Barrett (Editor). (2004). The handbook of clinically tested herbal remedies. Volume 1. The Haworth Press, Inc.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.