Capsicum annuum

Los chiles, pimientos o ajíes son parte importante de la gastronomía de algunas regiones o países como México, China, India y otras partes del sureste de Asia. Pese a su sabor picante y a que suelen provocar ardor en la lengua, se han cultivado en América desde hace miles de años.

La cayena, una variedad de la especie Capsicum annuum, es la que más se utiliza en la medicina herbal. Forma parte del orden Solanales, de la familia Solanaceae y del género Capsicum. La especie es nativa de una región que comprende el sur de Norteamérica y el norte de Sudamérica, y parece que su domesticación tiene poco más de 6,000 años.

Es muy popular como especia culinaria.

¿Cómo es?

La planta de Cayena es una variedad arbustiva de tallos verticales delgados y ramificados, que alcanza, como máximo, 1 metro de altura. Tiene hojas estrechas y puntiagudas de color verde ligeramente oscuro, y pequeñas flores blancas, en forma de campana, que crecen solitarias y poseen pétalos delicados.

Lo más llamativo de la planta son los frutos, de intenso color rojo y forma alargada, cubiertos por una piel brillante y en cuyo interior guardan varias semillas pequeñas de color claro. Sin embargo, el color del fruto puede variar.

Cultivo y cosecha

La cayena es una hierba de fácil cultivo. Es necesario propagarla por semillas al inicio de la primavera, en un suelo fértil y preferentemente arenoso. Lo mejor es sembrarla en un sitio soleado, pero puede tolerar un poco de sombra.

Los frutos maduros se recolectan en verano, mientras que los no maduros se recogen una vez que desarrollados, según la necesidad.

Constituyentes activos

Capsaicinoides (principalmente capsaicina y dihidrocapsaicina), flavonoides, carotenoides, aceite volátil, vitamina C y saponinas esteroidales (solo en las semillas).

Propiedades

Analgésicas, anestésicas, rubefacientes, antiagregantes, antibacterianas, antioxidantes, carminativas, antiinflamatorias, digestivas, antiisquémicas, antipiréticas, antisépticas, termogénicas, antiespasmódicas, hipoglucémicas, descongestivas, antivirales, vasoconstrictoras, astringentes, aperitivas, broncodilatadoras, coleréticas, diaforéticas, diuréticas, hemolíticas, hemostáticas, insecticidas, sialagogas, estomacales, tónicas y vulnerarias.

Partes utilizadas

Solo los frutos.

Usos medicinales tradicionales

Sistema digestivo. Pese a su fama de ser muy irritante para el estómago y provocar diarreas, la cayena solo tiene estos efectos negativos si se le consume en exceso. Curiosamente, y gracias a su acción antiséptica, protege contra la infección gastrointestinal y combate la diarrea aguda. Se ha usado en el tratamiento de úlceras del tracto digestivo. En dosis pequeñas estimula el apetito, mejora la digestión y la absorción de sustancias nutritivas o medicinales y fortalece el sistema digestivo. Puede ser útil para aliviar dispepsia o indigestión, ya que promueve el flujo de saliva y enzimas digestivas. Algunas personas encuentran alivio a su cólico adulto con cayena.

Sistema respiratorio. La cayena está indicada para gripe, resfriado común y otras enfermedades infecciosas o no infecciosas del tracto respiratorio. Además de ser rico en vitamina C, el fruto promueve la termogénesis, es decir, la generación de calor en el organismo, lo cual es adecuado cuando hay escalofríos. Tiene un efecto caliente y, al estimular las membranas mucosas, ayuda a aflojar la secreción nasal y volverla más líquida; de esta forma es más fácil expulsarla.

Por su efecto analgésico y antiséptico combate las infecciones en boca y garganta y reduce el dolor de esta, aun si es por faringitis o amigdalitis.

Sistema inmunitario. Al ser rico en vitamina C y A, promueve la salud del sistema inmunitario, lo refuerza y contribuye a evitar infecciones.

La cayena contiene quercetina, un compuesto de efecto antihistamínico, ideal para combatir las alergias que producen síntomas clásicos como estornudos.

Sistema cardiovascular. Estudios de laboratorio sugieren que la cayena reduce los niveles de colesterol en la sangre y protege al organismo de la oxidación. Además, el consumo habitual de cayena después de una comida puede regular los niveles de insulina en el cuerpo. Como tónico consumido internamente, estimula y fortalece el corazón, las arterias, los capilares y consecuentemente la circulación, mejorando el flujo sanguíneo hacia los pies y las manos. De esta forma también es auxiliar en condiciones donde la circulación es deficiente, como en la osteoartritis y la fibromialgia.

En remedios de uso tópico, Capsicum annuum estimula la circulación local.

Sistema tegumentario. El principal componente activo de la cayena, la capsaicina, inhibe la función de la sustancia P, un undecapéptido  implicado en la percepción del dolor; por lo tanto, bloquea la capacidad de los nervios de transmitir información sobre el dolor desde la piel hasta el cerebro, así que desensibiliza las terminaciones nerviosas locales.

Gracias a esta actividad, diversos remedios con el polvo se han usado para adormecer o anestesiar áreas del cuerpo afectadas por dolor muscular, osteoartritis, artritis reumatoide, bursitis y dolor de espalda. Cabe decir que la sensación tras los primeros segundos de la aplicación tópica suele provocar ligero ardor e inflamación, pero este disminuye con rapidez. Aplicaciones continuas de cremas de cayena pueden reducir la comezón que ocasiona la psoriasis, así como el dolor nervioso ocasionado por diabetes. También ayuda a prevenir la proliferación de patógenos sobre la piel.

En los últimos años se ha realizado algunas investigaciones sobre el consumo de cayena para el control de peso. Estudios en animales indican que la capsaicina favorece la descomposición de las grasas. Debido a que también favorece la termogénesis, un proceso que implica la quema de calorías, y a que aumenta la temperatura basal, podría ser útil como parte de la dieta de las personas que combaten el sobrepeso.

Usos y propiedades de la cayena.

Preparaciones comunes

Se administra usualmente en polvos, tinturas, aceites herbales, cremas, ungüentos y bálsamos, entre otros. Ingerido a través de la comida también tiene efectos sobre la salud.

Contraindicaciones

No debe usarse en piel abierta, ojos ni genitales. Se recomienda no administrarse en niños menores de 2 años, ni en dosis grandes o durante períodos prolongados.

Puede provocar irritación, quemaduras, escozor y enrojecimiento en la piel. Dermatitis de contacto y reacciones alérgicas en la piel se han reportado. En grandes dosis puede causar irritación de la mucosa gástrica o gastroenteritis y daño renal o hepático.

Curiosidades

-En África y la India, la planta llegó gracias al explorador portugués Vasco da Gama.

-Los mayas usaban el fruto para tratar infecciones.

-Las aves son inmunes a los efectos picantes de los frutos de muchas especies de chile, pues los comen sin ningún problema.

Infografía

Infografía Chiles

(Click para expander)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Cayenne_pepper

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/capsicum-annuum-chilli-pepper

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Rebecca Johnson, Tieraona Low Dog, Steven Foster y David Kiefer. (2012). Guide to medicinal herbs. National Geographic Society.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.