Bardana – Arctium lappa

La bardana, también conocida por algunas personas como lampaza o lampazo, es una de esas plantas que a simple vista parecen no tener nada especial. Sin embargo, sus grandes hojas, su gruesa raíz y sus curiosos frutos han gozado de buena reputación en la medicina herbal a lo largo de muchos años.

Es la bardana una especie de planta perteneciente a la familia Asteraceae y al orden Asterales, por lo que es pariente cercana de las margaritas. Crece naturalmente en Asia y Europa, a través de regiones templadas. En muchos países asiáticos, incluido Japón, su raíz se consume como vegetal en diversos platillos, dado que es rico en vitaminas, minerales y otros nutrientes. Quizá el platillo más famoso es el kinpira gobo: raíces cortadas en juliana, cocinadas a fuego lento y aderezadas.

En muchas otras partes del mundo la bardana es vista como una mala hierba ya que se propaga con facilidad, pero tras su modesta apariencia se esconde una planta de valiosas propiedades medicinales.

¿Cómo es la bardana?

Arctium lappa es una planta herbácea bienal que crece a partir de gruesas raíces subterráneas. Desarrolla largos tallos verticales que la hacen una hierba de hasta 3 metros de altura. Las hojas son ovadas o en forma de corazón, de tono verde oscuro en el haz y verde claro a blanquecino en el envés, y penden de un largo pecíolo. Se disponen de forma alterna a lo largo de los tallos principales.

Tiene pequeñas flores de color violeta a púrpura rodeadas por estructuras puntiagudas. Después de la floración aparecen frutos cubiertos de espinas, botánicamente considerados aquenios.

Aún está en veremos, pero parece que tiene una acción antitumoral y que podría ser un agente anticancerígeno.

Cultivo y cosecha.

La bardana es de fácil y rápido crecimiento. Se propaga por semillas durante otoño o primavera, las cuales germinan en poco tiempo. No es exigente, aunque crece mejor en suelos húmedos y fértiles bajo el sol o con un poco de sombra. Puede prosperar en suelos rocosos, ricos en nitrógeno y hasta en aquellos relativamente pobres en nutrientes.

La planta se cosecha en otoño, más o menos en septiembre-octubre. Debe excavarse cuidadosamente el suelo y extraer las raíces sin dañarlas. Si se va a usar los tallos como hortalizas, es mejor cortarlos en primavera. Las semillas deben estar maduras al recolectarse.

Constituyentes activos.

Flavonoides, aceites volátiles, calcio, magnesio, tiamina, fósforo, hierro, cromo, sesquiterpenos, inulina, glucósidos amargos (arctiina), alcaloides, mucílagos.

Propiedades de la bardana.

Diuréticas, alterativas, amargas, antibacterianas, antisépticas, astringentes, antipiréticas, demulcentes, carminativas, digestivas, diaforéticas, fungicidas, estomacales, ligeramente laxantes, antirreumáticas, coleréticas y depurativas.

Partes utilizadas.

Básicamente las raíces. En algunos casos se usan las semillas, y las hojas se han usado en remedios de uso externo.

Preparaciones comunes.

Se administra en forma de tés (decocciones), ungüentos, tinturas, tabletas y cápsulas, entre otros.

Beneficios de la bardana en el cuerpo humano.

Las raíces tienen un suave sabor dulce, y con ellas se prepara la mayoría de los remedios a base de bardana. Arctium lappa es una de las mejores hierbas purificadoras de la sangre y del organismo en general, debido a que estimula la secreción de jugos digestivos y de bilis, por sus compuestos amargos, y promueve la eliminación de desechos. En general, la raíz, las hojas y las semillas estimulan la función del hígado y el páncreas; deben usarse las raíces a menos que se especifique lo contrario.

Sistema digestivo.

Las propiedades amargas ayudan a mejorar la digestión, aliviar la dispepsia o indigestión y controlar leves infecciones intestinales por bacterias y hongos. También estimula el apetito, por lo que es una opción natural para la falta de apetito e incluso la anorexia. Tiene una ligera acción laxante.

Sistema tegumentario.

Las bondades de la bardana en el alivio del acné, eccema, forúnculos y enfermedades crónicas de la piel como la  psoriasis (útil si es consumida durante un largo período) son resultado de su acción desintoxicante. El té hecho con la raíz, usado para limpiar la piel, alivia la irritación, la comezón y la sequedad. Asimismo, con el té puede hacerse compresas y fomentos y con las hojas cataplasmas para tratar los problemas de la piel.

Sistema urinario.

Puede ser útil para aliviar los síntomas de la cistitis y algunas dolencias de los riñones. Por sus constituyentes mucilaginosos reduce la irritación de la vejiga.

Sistema inmunitario.

Debido a que promueve la eliminación de desechos de las células y permite la limpieza del sistema linfático, las personas con artritis, fibromialgia y gota pueden verse beneficiadas con su consumo. Aún está en veremos, pero parece que tiene una acción antitumoral y que podría ser un agente anticancerígeno.

No hay que olvidar que es una hierba nutritiva, por lo que puede añadirse a la dieta diaria para enriquecerla con vitaminas y minerales.

Usos y propiedades de la bardana.

Contraindicaciones.

No se conocen efectos adversos por el consumo y uso externo de la bardana; sin embargo, en casos sumamente raros puede provocar dermatitis y estimular el útero, por lo que conviene evitarlo durante el embarazo y lactancia. Es importante manejar con cuidado los frutos espinosos.

Curiosidades de la bardana.

-La palabra “arctium” proviene del griego arctos, que significa “oso”. Al parecer, este nombre le fue puesto debido al ligerísimo parecido entre sus frutos y el animal.

-Se dice que los frutos de la bardana, cubiertos de diminutas estructuras puntiagudas, inspiraron al ingeniero Georges de Mestral para crear el velcro, al ver que se enganchaban a su ropa y al pelo de su perro.

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Arctium_lappa

http://umm.edu/health/medical/altmed/herb/burdock

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.