Avena sativa

La mayoría de las personas conocen la avena por sus usos culinarios, pero es también una planta ampliamente usada en la medicina herbal. Avena sativa es la especie domesticada de la avena salvaje y descendiente de Avena sterilis, nativa del Creciente Fértil. Se calcula que su domesticación se llevó a cabo hace unos 3,000 años, durante la Edad de Bronce, en zonas frías de Europa, y pronto se convirtió en un cultivo de gran importancia. Hoy en día se cultiva en regiones templadas de todo el mundo, y algunas subtropicales y tropicales a gran altitud.

La avena común o doméstica es la que tiene preponderancia, pero todavía la avena silvestre, Avena fatua, es utilizada y puede sustituir a su pariente. Ambas especies son parte del orden Poales, de la familia Poaceae y del género Avena. Pertenecen al gran grupo de las gramíneas.

A la avena se le considera un alimento muy saludable por su alto contenido de minerales, y generalmente se recomienda su consumo regular. Es una de las fuentes terrestres con más alto contenido de magnesio.

¿Cómo es?

La planta es fácil de reconocer al observar las espiguillas colgantes y solitarias, aunque otras hierbas son parecidas. Avena sativa es una especie anual que alcanza 1.5-1.8 metros de altura, de tallos huecos, erectos y delgados. Posee hojas largas y estrechas con una vaina que junta el tallo y una lígula de 3 a 6 milímetros de largo en la base.

En verano, alrededor de junio y julio, desarrolla inflorescencias amplias. Cada espiguilla posee un tallo unido al tallo principal de la inflorescencia, y contiene de 2 a 3 flósculos en forma de cuña, que miden entre 22 y 27 milímetros de largo. Cada flor es hermafrodita, con 3 anteras y un ovario. Poco después desarrolla frutos pequeños sencillos que consisten en una cariópside y un pericarpo. En agosto-octubre las semillas están maduras.

A la avena se le considera un alimento muy saludable por su alto contenido de minerales.

Cultivo y cosecha

La avena se cultiva no solo para el consumo humano, sino también como forraje y paja. Se propaga por semillas en primavera en regiones de inviernos fríos, pero en otras la siembra es en otoño o al inicio del período de lluvias. Como es un cultivo comercial muy extendido, la época de propagación varía. La germinación ocurre en un lapso de alrededor de 2 semanas. Requiere un suelo bien drenado, fértil y un sitio a pleno sol, pero tolera suelos secos y pobres y ambientes húmedos.

Se siega en verano (casi siempre en agosto) antes de que madure, los tallos se cortan, se dejan secar y se trillan para separar los granos. A estos se les retira la cáscara para su consumo.

Constituyentes activos

Flavonoides, calcio, vitaminas B, proteínas, almidón, esteroles, ácido silícico, saponinas y alcaloides.

Propiedades

Emolientes, digestivas, antidepresivas, nervinas, tónicas, nutritivas, antivirales, antiinflamatorias, cardiotónicas, diuréticas, fungicidas, demulcentes, inmunoestimulantes, sedantes, hepatoptrotectoras, hipouricemiantes y antiprostaglandínicas.

Partes utilizadas

En medicina herbal puede usarse toda la planta, pero las semillas secas son la parte comestible.

Usos medicinales tradicionales

Sistema nervioso. Beber té de hierba de avena es muy útil para relajar y fortalecer el sistema nervioso. Se recomienda para tratar debilidad nerviosa, ansiedad, cansancio o fatiga, insomnio, irritabilidad, estrés, sentimientos de tristeza y depresión leve. La avena en gachas o en platillos es una excelente fuente de energía y contribuye a mejorar la salud general, gracias a su contenido de proteínas, azúcares, almidón, vitaminas B, calcio, hierro y sales de potasio. Es una de las mejores opciones para personas convalecientes que se están recuperando de una enfermedad.

Los granos también tienen un ligero efecto antidepresivo. Las propiedades mucilaginosas protegen las fibras nerviosas, por lo que son ideales para fortalecer los músculos y promover la función nerviosa. Puede coadyuvar en el tratamiento de adicción de drogas ilegales y tabaco.

Sistema digestivo. El té de hierba estimula el apetito. Por otra parte, la avena cocida es ideal para personas que se recuperan de una diarrea puesto que calma la irritación de los revestimientos y ayuda a solidificar las heces. Como parte de una dieta regular mejora la digestión, y es auxiliar en caso de cólico.

Sistema respiratorio. Si bien carece de efectos contra virus, su consumo ayuda a generar calor interno, lo cual funciona para aliviar resfriados y escalofríos en casos de gripes, resfriados y enfermedades del tracto respiratorio.

Sistema tegumentario. El ácido silícico es el principal componente que le brinda sus propiedades emolientes y demulcentes. Se aplica sobre piel irritada, con úlceras, llagas y casi todo tipo de erupciones por eccema, herpes, varicela, alergias, urticaria, etcétera. Suaviza e hidrata la piel, reduce la inflamación y el enrojecimiento y disminuye la comezón.

Se agrega a muchas fórmulas cosméticas comerciales, pero en remedios caseros también es muy efectiva para mejorar la apariencia del cutis.

Sistema cardiovascular. El consumo de granos de avena ayuda a reducir el nivel de colesterol y glucosa en la sangre. Es adecuado para personas con diabetes o en riesgo de padecerla.

Sistema reproductivo. El té de la hierba contribuye a regular el ciclo menstrual y prevenir la dismenorrea, debido al abundante calcio. Se recomienda su consumo durante la menopausia y el embarazo.

Combinada con raíces de damiana y ortiga (Urtica dioica), la paja de avena se consumo como tónico sexual en hombres con problemas de impotencia sexual, pero cabe recalcar que la hierba no es ningún afrodisíaco ni cura la impotencia. Lo que hace es fortalecer el cuerpo y aumentar la energía.

Sistema urinario. En té, la avena es auxiliar en casos de incontinencia urinaria.

Sistema óseo. Por su alto contenido de calcio, se recomienda el té de la hierba de avena para prevenir y tratar osteoporosis.

Usos y propiedades de la avena.

Preparaciones comunes

La avena se administra en tés, tinturas, cápsulas y preparaciones culinarias. La paja y las semillas se usan para preparar baños. Es una hierba muy dinámica.

Contraindicaciones

El uso culinario y medicinal de la avena es muy seguro para niños y adultos, y no se conocen efectos secundarios. No obstante, las personas con alergia al gluten deben evitarla en cualquier forma.

Curiosidades

-El consumo humano de avena era muy popular en la Gran Bretaña del Medievo, pero en la actualidad su importancia económica es menor ahí.

-La avena fue introducida en Norteamérica por los británicos en el siglo XVII.

-En un estudio realizado en Australia, un grupo de atletas mantuvieron una dieta basada en avena; en la tercera semana, se observó que aquellos aumentaron su resistencia en un 4 por ciento.

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Oat

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/avena-sativa-oat

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Avena+sativa

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Susana Lyle. Enciclopedia de las frutas del mundo. De Vecchi.

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.