Algarrobo – Ceratonia siliqua

Las vainas de algarrobo tienen un ligero parecido a las del tamarindo, y es que ambas especies pertenecen al mismo orden y familia botánicos: Fabales y Fabaceae, respectivamente. La planta es una especie que se cultiva por sus vainas, y es oriunda de terrenos rocosos de la región mediterránea, de una zona que abarca el sureste de Europa, el oeste de Asia y el norte de África. En inglés también se le conoce como St. John’s bread, “pan de San Juan”.

“Algarrobo” proviene del término árabe kharrub, que significa “vaina de frijol”. Las vainas secas o tostadas se han consumido durante mucho tiempo; su cultivo tiene al menos unos 4,000 años de antigüedad. En el Antiguo Egipto se comía con avena y miel, y en el siglo XIX se recomendaba la masticación de la cáscara a los cantantes para limpiar la garganta y calmar las cuerdas vocales. Por otra parte, por su agradable sabor, semejante al del chocolate, es ingrediente de muchas recetas de panes, pasteles, galletas, bebidas y otros platillos.

¿Cómo es el algarrobo?

Es un árbol tropical de hoja perenne de hasta 15-17 metros de altura. Su tronco es relativamente grueso, y tras unos 18 años puede alcanzar 85 centímetros de circunferencia. La corteza es gruesa y de color marrón. Desarrolla ramas gruesas. La corona crece mucho y adquiere una forma amplia y redondeada, con hojas compuestas pinnadas, de 10 a 20 centímetros de longitud. Cada una cuenta con 6-10 folíolos de color verde oscuro.

Un árbol de algarrobo puede ser dioico, es decir, o macho o hembra, o bien, contar con flores hermafroditas. Las flores rojizas crecen en racimos entre agosto y octubre, dispuestas en forma de espiral. Poco después aparecen las vainas (los frutos), oblongas, aplanadas, curvadas y de color marrón oscuro, que técnicamente son legumbres. Dentro albergan una pulpa suave con varias semillas aplanadas. Si el árbol es macho no produce frutos.

El algarrobo es un alimento muy nutritivo, rico en vitaminas del grupo B y vitamina A.

Cultivo y cosecha.

El algarrobo es una planta muy adaptable, capaz de crecer en suelos pobres y en climas duros; no obstante, prospera mejor en zonas de temperaturas cálidas. Se propaga por semillas que antes deben ser remojadas en agua tibia; normalmente germinan en el lapso de 2 meses. Debe sembrarse en un sitio soleado y en un suelo bien drenado. Hay que considerar que las raíces suelen crecer a profundidad considerable.

Las vainas se cosechan a finales de verano o durante el otoño.

Constituyentes activos.

Contiene azúcares, proteínas, taninos, polifenoles, vitaminas, almidón y grasas.

Propiedades del algarrobo.

Antibacterianas, astringentes, antiagregantes, antiexudativas, hipocolesterolémicas, hemolíticas, antisépticas, antitusivas, antivirales, demulcentes, digestivas, hipoglucémicas y laxantes.

Partes utilizadas.

Frutos, y, en raras ocasiones, la corteza.

Beneficios del algarrobo en el cuerpo humano.

El algarrobo es un alimento muy nutritivo, rico en vitaminas del grupo B y vitamina A, así como calcio, cobre, potasio, magnesio y manganeso. A pesar de ser rico en azúcares su dulzura es suave.

Sistema digestivo.

Los taninos del algarrobo tienen un efecto astringente, y es por eso que se le emplea en casos de diarrea, pues ocasiona la desecación de los tejidos internos. Existen innumerables recetas antidiarreicas en las que se usa el algarrobo.

Además de reducir el flujo de las heces, Ceratonia siliqua puede inhibir el crecimiento de bacterias ya que sus taninos se unen a las toxinas, por lo que conviene utilizarlo cuando la diarrea es producida por una infección bacteriana. Las moléculas de azúcares de la pulpa son grandes y esto ayuda a absorber el exceso de agua, lo que une las heces líquidas o semilíquidas. En general, el algarrobo disminuye la duración de este padecimiento, y puede aliviar la irritación del estómago.

Por otra parte, las vainas de algarrobo tienen un suave efecto laxante. Es rico en fibra dietética y polifenoles con efectos antioxidantes. La fibra y los azúcares permiten que se reduzca el flujo de ácido, efecto ideal para quienes sufren acidez o reflujo gastroesofágico.

Sistema cardiovascular.

El polvo es un buen sustituto de la cocoa. A diferencia de esta, no suele endulzarse, contiene menos grasa y calorías y no contiene cafeína, así que carece de efecto estimulante. Al ser bajo en sodio, personas con hipertensión o tendencia a la presión arterial alta e insuficiencia cardíaca congestiva no tienen problemas para comerlo. Asimismo, personas con migraña pueden consumirlo. Puede añadirse a platillos dulces y postres.

Usos y propiedades del algarrobo.

Algarrobo – Ceratonia siliqua.

Preparaciones comunes.

Por lo general se consume internamente en polvo, tés (decocciones) y otros líquidos. Su consumo en alimentos también tiene efectos benéficos sobre la salud.

Contraindicaciones.

No se conocen peligros por dosis terapéuticas del algarrobo. Se cree que los niños con tendencia a padecer herpes labial deben evitar su consumo, ya que su contenido de arginina podría promover su aparición.

Curiosidades del algarrobo.

-El algarrobo era una planta de uso común en la medicina del Antiguo Egipto. Una receta para prevenir la acumulación de orina lo incluía cocido.

-El árbol también se cultiva como planta ornamental para jardines.

-El contenido de azúcares del fruto es de alrededor del 70 %.

-Se cree que fueron los árabes quienes llevaron el árbol de algarrobo al norte de África y España.

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Ceratonia_siliqua

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Ceratonia+siliqua

https://www.hort.purdue.edu/newcrop/morton/carob.html

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Walter Last. (2010). Heal yourself the natural way. Huckleberry Enterprises.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.