Medicago sativa

La alfalfa es uno de los vegetales de hoja verde más nutritivos que existen, y aunque por lo general su consumo se destina como forraje, es altamente beneficioso para las personas. Normalmente se consumen los brotes de las semillas y las hojas.

La especie, que botánicamente se clasifica como miembro del orden Fabales, de la familia Fabaceae y del género Medicago, probablemente se originó en la región de Irán; su cultivo tuvo origen en Asia central y desde la antigua época romana se utilizó como forraje. Más tarde, hace aproximadamente 2,000 años, fue llevada a China, y después a Grecia, España y el norte de África. Hoy su cultivo se realiza en muchas partes templadas del mundo.

¿Cómo es?

Se trata de una hierba perenne de tallos erectos y múltiples ramas delgadas que alcanza hasta 1 metro de altura, aunque normalmente ronda los 30-90 centímetros. Tiene raíces que se extienden a gran profundidad para tratarse de una hierba, y hojas trifoliadas (con 3 folíolos), estrechas y alargadas.

Desarrolla hermosas flores de color violeta a púrpura que crecen en racimos durante el verano. Más tarde aparecen frutos en forma de espiral en cuyo interior se alojan entre 10 y 20 semillas.

La alfalfa es rica en minerales, proteínas, vitaminas C, E, B2, B5 y K y otros nutrientes.

Cultivo y cosecha

Medicago sativa se propaga por semillas en primavera o verano en un suelo bien drenado a seco y neutro a alcalino. Crece muy bien en suelos fértiles y arcillosos, pero no tolera los que son ácidos. Tolera la sequía, si bien durante los períodos secos su rendimiento disminuye. Las partes aéreas se recolectan antes de que la planta florezca.

Constituyentes activos

Cumarinas, alcaloides, isoflavonas, porfirinas y vitaminas.

Propiedades

Antibacterianas, alterativas, antiinflamatorias, fungicidas, antipiréticas, antiescorbúticas, antiespasmódicas, hemostáticas, estrogénicas, amargas, hipoglucémicas, cardiotónicas, digestivas, depurativas, galactogogas, diuréticas, eméticas, emenagogas, coleréticas, estimulantes, estomacales y tónicas.

Partes utilizadas

Partes aéreas, especialmente las hojas. Las semillas también tienen un amplio uso.

Usos medicinales tradicionales

La alfalfa es rica en minerales (como el hierro, cinc, calcio y magnesio), proteínas, vitaminas C, E, B2, B5 y K y otros nutrientes; esto la hace más que adecuada como parte de una dieta saludable. Si se consume regularmente en remedios medicinales o en alimentos, ayuda a recuperarse de la anemia, anorexia nerviosa, debilidad física y dificultad para aumentar de peso. Promueve el apetito.

Por sus propiedades alterativas, a través de las cuales ayuda al organismo a aumentar su salud y vitalidad, las hojas son ideales para consumir, ya sea en té o en alimentos, después de pasar por una cirugía o una enfermedad, es decir, durante la convalecencia. Sus nutrientes se absorben fácilmente.

Sistema digestivo. La alfalfa estimula la digestión debido a sus propiedades amargas. En té tras los alimentos puede prevenir o aliviar síntomas de la indigestión como los espasmos y la inflamación.

Sistema reproductivo. Las hojas de alfalfa son galactogogas, por lo tanto, aumentan el flujo de leche materna. Por otra parte, sus fitoesteroles ayudan a nutrir los receptores de estrógeno y no inhibe la absorción de minerales.

Los brotes de alfalfa son de las fuentes más importantes de fitoestrógenos, específicamente isoflavonas y lignanos. De hecho, los fitoestrógenos pueden ayudar a normalizar los niveles de estrógeno del cuerpo y a prevenir síntomas de osteoporosis, menopausia y enfermedades cardiovasculares. Pueden elevar o reducir los niveles de esta hormona en el cuerpo, por lo que la alfalfa es capaz de ayudar a aliviar los síntomas molestos de la menopausia.

No obstante, debe evitarse en dosis terapéuticas si hay sangrado menstrual abundante en mujeres de cualquier edad.

Los brotes de alfalfa contienen glucosinolatos, que en el cuerpo se descomponen en algunas sustancias con actividad anticancerígena. Algunos estudios relacionan el aumento del consumo de crucíferas y algunos vegetales de hojas verdes con la disminución del riesgo de cáncer. La llamada vitamina B17 que contiene la alfalfa puede contribuir a prevenir el desarrollo de cáncer si se consume regularmente. No obstante, no es una cura para la enfermedad, como se ha dicho.

Sistema cardiovascular e inmunitario. Las hojas son auxiliares en el control de los niveles de colesterol y azúcar en la sangre. Su consumo medicinal, junto con remedios de uso externo, puede proporcionar alivio a algunos síntomas de artritis y reumatismo.

Se presume que las saponinas de los brotes de alfalfa estimulan la función inmunitaria al aumentar la actividad de los leucocitos, especialmente linfocitos T e interferón; esta última es una proteína implicada en el combate contra virus. Además, los brotes tienen una importante actividad antioxidante.

Usos y propiedades de la alfalfa.

Preparaciones comunes

Las hojas se consumen generalmente en tés (infusiones), mientras que los brotes suelen comerse.

Contraindicaciones

La alfalfa no debe tomarse en dosis terapéuticas si se está tomando warfarina, un medicamento anticoagulante, y es preferible evitarla cuando se padecen enfermedades autoinmunitarias, especialmente lupus.

Las semillas y brotes crudos contienen un aminoácido que puede resultar tóxico en las personas, así que conviene cocerlos bien antes de comerlos. Asimismo, las hojas contienen gran cantidad de saponinas que pueden ser perjudiciales en gran cantidad. El riesgo es mínimo cuando se cuecen bien.

Se recomienda consumir los brotes en dosis moderadas y evitar el consumo de remedios medicinales con hojas durante el embarazo.

Curiosidades

-En realidad, la palabra “alfalfa” es el nombre árabe de la planta.

-Según Plinio (23-79 de la Era Común), la planta fue llevada a Grecia por el rey persa Darío durante sus esfuerzos por conquistar Atenas.

-La planta se ha usado en rituales paganos para proteger los hogares del hambre y la pobreza.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Alfalfa

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/medicago-sativa-alfalfa

http://www.fao.org/ag/agp/AGPC/doc/gbase/data/pf000346.htm

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Walter Last. (2010). Heal yourself the natural way. Huckleberry Enterprises.