8 Remedios Caseros para Eliminar el Mal Olor de Axilas.

Una de las cosas que más tememos es oler mal, pro por fortuna, existen varios remedios caseros para eliminar el mal olor de axilas. Todos podemos sudar por tener un día agitado, por ir al gimnasio, por vivir en una ciudad muy calurosa o simplemente por nervios, pero si esto viene acompañado de mal olor, entonces debemos poner especial atención.

Sudar es normal y es parte de los procesos naturales del cuerpo, pero no tiene porqué existir mal olor. Este se produce porque las glándulas sudoríparas apocrinas, es decir, las que están en axilas, pubis, periné, etc. segregan fluidos que pueden generar mal olor al entrar en contacto con la superficie de la piel. Es otras palabras, el sudor se vuelve maloliente por la acción combinada del oxígeno del aire con las enzimas producidas por nuestra microflora.

Son pocos los desodorantes comerciales que controlan el desarrollo de bacterias. Más bien, se hallan numerosas marcas de antitranspirantes que no aportan una solución verdadera, o mejor dicho, saludable. Impedir el sudor con ayuda de productos químicos no es lo que buscamos, sino tener un sudor de cantidad normal que no genere mal olor.

8 Remedios Caseros para mal olor de axilas.

Bicarbonato de Sodio.

El bicarbonato es una maravilla y sin duda el remedio que más se utiliza para estos casos, pues carece de fragancia y es bastante discreto al no dejar manchas o rastros.

Este poderoso polvo blanco hace muchísimas cosas por nuestra salud, pero con relación al problema aquí tratado, absorbe la humedad, el exceso de sudor y elimina el mal olor generado por bacterias. Se recomienda mezclarlo con otro eficaz elemento que también es muy popular por acabar con malos olores: el limón.

Solamente necesita:

1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

Jugo de un limón.

Mezcle ambos ingredientes y aplique en axilas y otras partes que también generan olores no deseados. Deje actuar por 5 minutos y enjuague sin tallar con agua tibia. Se recomienda hacer este remedio durante las noches para evitar manchas con la luz del Sol.

Muchas personas sustituyen el limón por el almidón de maíz, especialmente las que necesitan controlar sus axilas durante el día. Se trata del mismo procedimiento, pero con partes iguales de almidón y bicarbonato. Se mezclan y se aplica directamente en las axilas. Es ideal para proteger durante varias horas.

Limón

El limón por sí solo podría ser suficiente si el problema no es tan grave. Su jugo puede acabar con el exceso de bacterias y como plus, las mujeres con axilas oscurecidas por rasurado muy probablemente vean resultados positivos al ver que el color natural regresa poco a poco con la constancia.

El procedimiento no puede ser más fácil. Se frota una mitad de limón en cada axila y después se deja actuar toda la noche. No olvide enjuagarlo a la mañana siguiente y tampoco olvide aplicarlo exclusivamente en las noches.

Papa

¿Nunca ha escuchado sobre poner un trozo de papa dentro del refrigerador maloliente? Esta misma acción sirve pero para nuestras axilas. La papa absorberá la humedad y reducirá por mucho el olor generado.

Solo rebane la papa en rodajas no muy delgadas, entre 1/2 cm y 1 cm y colóquelas en sus axilas sujetándolas con los brazos. Deje que el tubérculo haga su trabajo y cuando observe que ha cambiado su aspecto, retire y deseche. Es uno de los más eficaces remedios caseros para el mal olor de axilas.

Romero

El romero posee propiedades antibacterianas y fungicidas que van a eliminar el fuerte olor corporal. Solo hay que preparar una infusión.

Se requiere:

1/2 taza de hojas secas de romero.

4 tazas de agua caliente.

Agregue las hojas al agua caliente y deje reposar por 10 minutos para después añadirlo al agua de la tina. Permanezca dentro del agua hasta 20 minutos y repita todos los días para ir acabando con el problema. Cuando vaya a salir a la calle, puede preparar una mezcla de 10 gotas de aceite de romero en 30 ml agua y aplicarlo a las axilas.

Lechuga

La lechuga es un excelente absorbente. Algunos optan por colocar hojas frescas sobre la axila por varios minutos, otros prefieren exprimir la lechuga hasta sacar su jugo y aplicarlo sobre las axilas. O bien, preparar una infusión y bañarse con ella en la tina. Cualquiera que sea la forma es efectiva, pero recomendamos la segunda.

Lechuga para mal olor de axilas.

Leche de magnesia

La leche de magnesia es adorada por muchas mujeres por su acción de controlar el brillo facial, pero no es lo único que puede hacer. Tanto en hombres como en mujeres, es utilizado como un desodorante que no deja residuos ni manchas, no irrita y por si fuera poco, tiene un bajo costo.

Solo debe aplicar unas gotas de la leche sobre las axilas y dejar secar. No es necesario enjuagar. Este producto es encontrado en la mayoría de las farmacias o supermercados a un costo bastante asequible.

Talco

El talco ha sido utilizado por años para erradicar el mal olor corporal, pero no todos son adecuados para la piel. La mayoría de los expuestos en supermercados contienen fragancias y otros elementos químicos que resecan o irritan la epidermis.

Se recomienda adquirir un talco hipoalergénico, es decir, libre de fragancias, asbesto y otros componentes no adecuados y mezclar una parte de este talco con media cucharada de bicarbonato de sodio. Aplique en las axilas todos los días y notará que poco a poco el problema desaparecerá.

Todos los anteriores remedios caseros para el mal olor de axilas son excelentes, pero a continuación mencionaremos nuestro preferido: la piedra de alumbre.

Alumbre

El alumbre es poco conocido pero es inmensamente efectivo para desaparecer por completo el mal olor. No mancha, no irrita, no huele y no se quita muy fácil. Algunas tiendas naturistas lo comercializan, pero sino, en línea es fácil de adquirir.

Se requiere:

100 g de piedra de alumbre 100% natural.

30 gramos de hidrolato de salvia.

45 gramos de agua desmineralizada.

Botella de 100 ml con atomizador.

Se inicia rompiendo la piedra en trozos pequeños de manera que quepan en la botella. Dichos trozos se introducen hasta la mitad de la botella. En un recipiente aparte, se mezcla el hidrolato de salvia con el agua desmineralizada y enseguida se vierte en la botella con alumbre a través de un embudo. Se cierra y se deja reposar por un día completo antes de usar.

El spray se aplica diariamente. Con una vez al día basta, pero si el sudor fue abundante puede aplicarse nuevamente después de bañarse. El líquido es efectivo no solo en axilas sino también en cuello, nuca, ingles y otras zonas con alta concentración de sudor.

Esta piedra es posible encontrarla en forma de desodorantes en tiendas naturistas. Su costo es un poco elevado al inicio pero un solo producto puede durar más de tres meses.