Remedios Caseros para las Ojeras.

Muchas personas presentan ojeras y existen remedios caseros para disolverlas. Las ojeras no son enfermedades en sí, sino síntomas que reflejan una deficiencia importante en el organismo o índices de alteraciones anatómicas; por ello, una persona luce una expresión de fatiga y cansancio.

La piel que se mantiene alrededor del contorno de los ojos es hasta cinco veces más fina que la del resto de la cara; por lo tanto, es más delicada y tiende a acumular líquido y distenderse. Esto crea surcos oscuros que pueden ser más visibles o evidentes en unas personas que en otras.

Causas de las ojeras.

En la mente colectiva, las ojeras están muy relacionadas con una vida agitada y llena de excesos, pero no aparecen solamente por esta razón. Las causas de la aparición de ojeras son varias:

Cansancio.

Desvelos constantes.

Falta de sueño.

Factores hereditarios.

Alergias.

Problemas de tiroides.

Padecimiento de otras enfermedades.

Contaminación.

Edad avanzada.

Remedios naturales para bolsas y ojeras.

Tipos de ojeras.

Existen varios tipos de ojeras:

Hundidas. Producidas por el descenso de la grasa de la mejilla debido a la avanzada edad, a la fatiga o a una complexión bastante delgada.

Oscuras o Pigmentadas. Presentadas por un exceso de melanina. Son comunes en personas morenas y son más difíciles de tratar.

Ojeras vasculares o rojo-azuladas. Se muestran en personas con una piel más clara y demasiado fina por debajo de los ojos, lo que permite observar la red vascular. Esto otorga una apariencia entre azulada, violácea o rojiza que en cuestiones de estética puede ser indeseable.

7 Remedios caseros para las ojeras.

A continuación, mencionaremos los remedios caseros para las ojeras con mayor efectividad:

1. Rodajas de papa, pepino o kiwi.

Tanto la papa cruda como el pepino y el kiwi, son remedios clásicos y muy eficientes contra las ojeras y ojos cansados, pues ayudan a desinflamar y a relajar los tejidos de la piel que se encuentra alrededor.

No hay mucho procedimiento. Se recomienda que la papa, pepino o kiwi estén fríos, y para ello pueden refrigerarse una hora antes de proceder a cortarlos, esto, para que conserven mejor sus propiedades y no vayan a absorber elementos del refrigerador. La mayoría de las personas solo se colocan una rodaja sobre los párpados cerrados, pero nosotros recomendamos que además de esto, se podría colocar una rodaja más a la mitad (media luna) para reposarla directamente sobre la ojera. Es decir, sería una rodaja y media por cada lado.

Una vez que las rodajas pierdan la temperatura fría, se cambian por otras nuevas. El remedio puede hacerse varias veces al día o durante toda la noche, pero no sería muy efectivo para personas que suelen moverse mucho mientras duermen. Son de los remedios caseros para las ojera favoritos.

2. Huevo.

El huevo servirá para aclarar el contorno de los ojos. Realmente es muy efectivo pero no cualquiera puede tolerar su aroma característico. La buena noticia es que solo se necesitan las claras.

Se baten dos claras de huevo hasta que estén “a punto de nieve” y con ayuda de un pincel facial, se distribuye por debajo de los ojos. Se deja actuar por 20 minutos y se enjuaga con agua tibia.

3. Manzanilla.

El té de manzanilla es muy popular por ayudar a reducir la inflamación de los ojos. Cuando se prepara la infusión se puede usar tanto el líquido resultante (por supuesto, sin azúcar) como las bolsitas para colocarlas sobre las ojeras, pero deben estar frías.

Se colocan en el refrigerador por una hora y se procede a colocarlas. Esto puede hacerse diariamente hasta que los ojos luzcan mucho mejor.

4. Aceite de almendras.

El aceite de almendras es seguro para el cuidado de la piel que rodea los ojos. Su aceite natural con vitamina E protegerá y fortalecerá la piel delicada que los rodea y poco a poco desvanecerá las manchas oscuras.

Se aplican dos gotas sobre cada ojera y se masajea la zona para una mejor estimulación y absorción. Se deja actuar toda la noche y se enjuaga a la mañana siguiente con agua fría. El secado debe ser cuidadoso sin frotar. Es un remedio confiable que sin problema puede ser efectuado diariamente hasta que se noten los resultados.

5. Jitomate.

El jitomate (el rojo) relaja los tejidos faciales y blanquea la piel ojerosa con la constancia. Solo se necesita media cucharadita de jugo de jitomate con media de jugo de limón. Se mezcla hasta integrar y se aplica sobre las ojeras con ayuda de un algodón o bastoncillo (cotonete) dejando reposar de 10 a 15 minutos. Posteriormente se enjuaga con agua fría.

Lo recomendable es hacerlo durante las noches para evitar que el jugo del limón manche la piel por exposición solar. O también se podría aplicar simplemente el jugo de jitomate dos veces al día.

6. Manzana.

La manzana es la fruta antioxidante y astringente por excelencia. Así que para aprovechar sus propiedades sobre las ojeras, preparemos un puré.

Se hierve una manzana y se machaca. Una vez fría, se coloca el puré sobre las ojeras por un tiempo de 30 a 40 minutos y se enjuaga con agua fresca. No importa el color de la manzana, pero se recomienda más la verde, seguida de la roja.

7. Cucharas.

Este es un viejo truco bastante rápido en caso de que nos encontremos lejos de casa y de la posibilidad de ir al supermercado.

Basta con meter al congelador dos cucharas de metal durante hora y media o dos horas y sacarlas para colocarlas sobre las ojeras. No deben posarse sobre los párpados, sino encima de las ojeras. Si hacemos esto dos veces al día y ayudamos a nuestro cuerpo a descansar, los resultados serán muy rápidos.

Cómo prevenir las ojeras.

Ningún anterior remedio casero para las ojeras va a tener excelentes resultados si no modificamos aquellas prácticas que nos provocan ojeras. Existen varias recomendaciones para evitar su aparición o disminuir su presencia:

Mejorar la alimentación.

Dormir de 7 a 8 horas diarias.

Evitar situaciones de estrés.

Aprender respiraciones para relajación.

No exponerse mucho tiempo al Sol, y menos, sin protección.

Aumentar consumo de vitamina K.

Evitar frotarse los ojos, ya que favorece la aparición de hernias de la grasa orbitaria.

Estar siempre hidratado.

Evitar el sedentarismo.