10 Propiedades de la Soya.

La soya, también conocida como soja, es una especie de leguminosa con alto valor nutricional, especialmente en aceite saludable y proteína.

Su cultivo no es posible en cualquier parte. Los climas de veranos calurosos son ideales para una buena cosecha; por lo tanto, los principales productores de soya a nivel mundial son Argentina, Brasil, China, India, Paraguay y Estados Unidos de América.

Pocos saben que las semillas de soya son tóxicas para los seres humanos y algunos animales, por lo que requieren un tratamiento especial con calor donde se destruyan los inhibidores de la tripsina, una enzima digestiva que requerimos para la obtención de aminoácidos esenciales.

Las investigaciones demuestran que los beneficios que brinda la soya se atribuyen a su elevada concentración de isoflavona, una sustancia semejante al estrógeno que se produce por algunas plantas y que se cree puede prevenir algunos tipos de cáncer, osteoporosis y algunos síntomas de la menopausia.

Nutrientes de la soya.

Por cada 100 gramos de soya, tenemos:

7.3 g de azúcares

9.3 g de fibra alimentaria

19.9 g de grasas

36.5 g de proteína

Retinol, vitamina B6, B12, C, E, K, calcio, cobre, hierro, magnesio, potasio, fósforo, sodio y zinc. Además de 8.54 g de agua y cero colesterol.

Presentaciones de la soya.

Algunos derivados de la soya más populares son: leche de soya, tofu o queso de soya, Tempeh, Yuba (nata de soya) y carne de soya, con la cuál se puede preparar una muy amplia diversidad de platillos.

La soya fue domesticada en el norte de China hace más de 3,000 años.*

En la cocina vegetariana y vegana es muy común la sustitución de la carne por carne de soya, también conocida como soya texturizada, ya que su manejo es práctico y puede ser adaptada para distintas presentaciones, además de que rinde para varias personas.

Las 10 principales propiedades de la soya.

1. Propiedades contra el cáncer.

Numerosos estudios sugieren que la soya posee propiedades anticancerígenas, especialmente para los de colon, pulmón, próstata y ovario, además de que se están realizando análisis actuales para beneficios contra el cáncer de mama.

Un estudio en Shanghái, China hecho con 5,000 mujeres, demostró que alrededor del 30 por ciento de las que consumían altas cantidades de soya tenían menos riesgos de desarrollar cáncer de mama, comparado con las que llevaban un bajo consumo. Con ello se determinó que aproximadamente 15 gramos de proteína de soya al día, era una cantidad considerable para evitar esta enfermedad.

American Cancer Society’s realizó otro estudio donde hombres y mujeres tuvieron un riesgo modestamente reducido de cáncer colorrectal al ingerir mayores cantidades de calcio tanto en su dieta como en complementos. El calcio está presente en la soya en una proporción de 277 mg por cada 100 g. Cabe mencionar que los incrementos de cantidades de calcio en el organismo deben estar avalados y supervisados por un médico.

Beneficios de la soya

2. Soya para el corazón.

La revista académica The New England Journal of Medicine, publicada por la Sociedad Médica de Massachusetts, dio a conocer que el consumo de 47 gramos de proteína de soya al día reducía el LDL (lipoproteínas de baja densidad o colesterol malo) hasta en un 13 por ciento.

Un estudio publicado en 2009, señaló que personas con sobrepeso que añadieron soya a su nueva dieta reglamentaria, perdieron un promedio de 4 kilos y redujeron sus porcentajes de LDL y presión arterial en un tiempo breve.

3. Propiedades para el sistema óseo.

Gracias a la combinación de fitoestrógenos y proteínas vegetales, se ha demostrado que las dietas ricas en soya combaten la pérdida ósea, principalmente en mujeres después de la menopausia. Esto representa una acción preventiva contra la osteoporosis y otras deficiencias en los huesos.

4. Propiedades para mejorar el cerebro.

En este caso las opiniones están divididas. Se dice que el tempeh (alimento procedente de la fermentación de la soya) puede prevenir la atrofia cerebral y mejorar la memoria al igual que el tofu, aunque de este último no se tienen las mismas expectativas. Algunos autores relacionan al tofu con peor memoria. Probablemente pruebas más recientes resolverán esta duda.

5. Soya para la salud de la piel.

En el mercado existen numerosos productos de soya para la piel; principalmente cremas. La crema de soya restaura la piel ofreciendo suavidad e hidratación en rostro, pies, codos, rodillas, manos y áreas más expuestas al contacto.

6. Soya y músculos.

Gran número de fisicoculturistas mantienen a la soya como un importante alimento dentro de su estricta dieta. Algunos complementan su consumo de proteína añadiendo licuados con huevo, proteína de suero o proteína de soya, con la precaución de no rebasar las cantidades adecuadas, pues de lo contrario podrían ocasionar daños en los riñones.

7. Ideal para el sobrepeso.

La soya en sí no ayuda a adelgazar, sino su uso como parte de una dieta saludable y controlada.

Los pacientes con obesidad o con diabetes deben tener soya o derivados dentro de su dieta, pues esto evita que continúe acumulándose grasa, azúcares, colesterol y otros elementos que se vuelven dañinos con porciones elevadas y frecuentes. Algunos nutriólogos recomiendan sustituir la leche entera de vaca por leche de soya, comer tofu en vez de quesos curados (como el manchego) y añadir carne de soya algunos días a la semana, en lugar de carnes rojas y embutidos.

Además de perder peso, el cerebro, el corazón y los huesos tendrán menos riesgo de desarrollar enfermedades.

8. Soya contra la diabetes.

Una persona con diabetes debe estar alejada de la obesidad y los malos hábitos alimenticios. Ya vimos que la soya podría ayudar a mejorar una dieta y con ello, reducir peso y depurarnos de toxinas.

Ahora, de manera más directa, se ha postulado que los alimentos integrales de soya, así como los componentes de las isoflavonas de soya y las proteínas, pueden ayudar a prevenir la progresión de la diabetes tipo 2, pero los resultados aún no son concluyentes.

9. Soya y digestión.

Algunos derivados como el tofu y la leche de soya son ideales para intolerantes a la lactosa o a la proteína de leche. Así que hay opciones para quienes disfrutan comer ciertos alimentos y deben abstenerse por sus ingredientes.

10. Soya multifacética.

Aunque no es una propiedad en sí, debemos reconocer a la soya como uno de los alimentos más adaptables que se conocen. Se puede elaborar tacos, picadillo, carne para hamburguesas, guisados, ensaladas, ceviches, albóndigas, postres, smoothies y más.

Además es posible encontrarla en todos los supermercados y tiendas naturistas, ya sea en forma de carne o a través de productos sus derivados. Es importante revisar la cantidad de azúcar antes de adquirir un producto, ya que algunos contienen muchos ingredientes añadidos muy poco saludables.

Recordemos no abusar del consumo de soya y consultar con un dietista nutricionista.

Fuentes

https://www.health.harvard.edu/newsletter_article/an-update-on-soy-its-just-so-so

https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/2014/02/12/straight-talk-about-soy/

https://www.health.harvard.edu/newsletter_article/The_not-soy-good_results

http://www.fao.org/in-action/inpho/crop-compendium/cereals-grains/es/

https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionario/def/isoflavona