10 principales plantas medicinales de México.

México es considerado un país megadiverso; es decir, alberga importante biodiversidad del planeta mediante numerosas especies silvestres. Animales y plantas de diferentes ecosistemas cuentan con características asombrosas que las hacen aptas y resistentes a las condiciones de su ambiente para continuar desarrollándose y reproduciéndose.

Las especies vegetales no solo han embellecido los paisajes naturales de México desde siglos atrás. Nuestros antepasados fueron descubriendo y seleccionando aquellas que eran saludables para comer, pero además, también fueron identificando aquellas que inexplicablemente tenían poderes curativos en los heridos o enfermos.

Más tarde con el avance de la ciencia, se dio a conocer que los componentes químicos naturales de de esas plantas de uso milenario, eran las responsables de los efectos curativos en dolencias, malestares, lesiones o enfermedades. Finalmente se les refería como plantas medicinales.

En plantas medicinales México es privilegiado, pues ocupa el segundo lugar a nivel mundial con 4,500 plantas registradas. Otro dato interesante, es que se estima que al menos el 90% de la población alguna vez ha acudido a este tipo de solución, considerado un tipo de medicina alternativa; no obstante, no debe suplir por completo a la medicina convencional que también nos otorga grandes beneficios, especialmente en enfermedades y lesiones mortales.

Usos y propiedades del aguacate.

A pesar de que el número de plantas medicinales mexicanas es elevado, mencionaremos el top 10 de las más destacables y preferidas por la población, gracias a su efectividad y a su amplia distribución en distintas regiones.

Top 10 – plantas medicinales de México.

1. Aguacate

Persea americana.

Es originario de América tropical y en México es cultivado en distintas regiones. En varias partes del mundo, el aguacate o incluso, el guacamole, es muy relacionado con los Estados Unidos Mexicanos.

Ademas de su exquisito y peculiar sabor, el aguacate ha sido aprovechado por comunidades indígenas para expulsar parásitos intestinales, aliviar cólicos menstruales, diarrea, problemas en la piel y caída del cabello, entre otros problemas de salud.

Modo de uso: infusión, té, corteza hervida.

2. Caoba.

Swietenia humilis.

Es un árbol de 10 m de altura cuyo uso medicinal se registra desde el siglo XVI. Sus semillas y corteza se utilizan para diferentes problemas de salud,  principalmente del aparato digestivo, músculo esquelético y sistema renal urinario, además de que alivia el dolor de estómago, diarrea y fiebre.

Modo de uso: decocción, cocción.

3. Cempasúchil.

Tagetes erecta.

También es conocida como flor de muerto y su significado en náhuatl es “flor de veinte pétalos”. Se caracteriza por su coloración naranja y por ser aromática al estrujarse. Seguramente la has viso en celebraciones de día de muertos.

Cempasúchil

 

Por años, ha sido empleada para padecimientos digestivos por su eficaz actividad microbiana. Trata la diarrea, cólico, vómitos, indigestión, parásitos intestinales y el “empacho” (cuando se come en exceso).

También se utiliza para enfermedades respiratorias y algunos de sus síntomas. Entre ello está la tos, fiebre, gripe y bronquitis. Trata el sarpullido, llagas, verrugas y acné en la piel, así como alteraciones nerviosas que derivan en estrés o insomnio.

Modo de uso: el cempasúchil se usa como infusión, en baños medicinales, en decocción o té.

4. Congora o mazorquilla.

Es una hierba de 1 m de altura originaria de México a Sudamérica e India oriental.

Ha demostrado ser eficaz contra la caída de cabello y la caspa con la simple cocción de hojas o usando el agua donde se remojaron frutos y hojas. Se recomienda masajear el cuero cabelludo evitando el área de los ojos.

El jugo del fruto ataca hongos en la piel y las compresas ayudan a sanar golpes.

Modo de uso: cocción de hojas, jugo del fruto, compresa, infusión, baño medicinal.

epazote5. Epazote.

Teloxys ambrosioides.

Su origen se debate entre México y alguna otra latitud de América, pero en tierras mexicanas se aprovecha al máximo y ha sido utilizado desde épocas prehispánicas. Se utiliza hace más de 500 años.

De aroma y sabor exquisito, el epazote también tiene su labor como planta medicinal, pues combate problemas digestivos y parásitos intestinales. Regula los ciclos menstruales así como los cólicos por regla, entre otros dolores corporales.

Cabe mencionar que su uso excesivo puede ser contraproducente para la salud.

Modo de uso: té, infusión, cataplasma.

6. Hierba Santa.

Piper sanctum es originaria de México y Guatemala. Es muy utilizada en la cocina tradicional pero también se le conocen beneficios medicinales.

Ha tratado una amplia diversidad de padecimientos como dolor estomacal, fiebre, gripe, diarrea, caries, tos, asma e insomnio, pero los estudios científicos no han corroborado aún su efectividad en todos los casos.

Modo de uso: infusión, baño medicinal, tópico.

7. Koopo.

Ficus cotinifolia.

Quizá no sea muy conocida en todo el país, pero en Guerrero, Oaxaca y Yucatán, es apreciada. Es de uso muy antiguo pero carece de estudios suficientes que comprueben todos sus beneficios medicinales.

Los indígenas han utilizado la planta para desinflamar el bazo y el abdomen, así como en casos de bronquitis. Esto último es común en tierras yucatecas.

8. Maguey.

El maguey es una planta que se relaciona con bebidas alcohólicas de México y no es un dato erróneo. Las investigaciones revelan que el aguamiel del maguey (con el que se fabrica el pulque) es excelente para inflamaciones generales y el mismo pulque para el aumento de la sangre. Sin embargo, sus hojas también son medicinales. Con ellas se preparan tés para gastritis y diabetes, así como cataplasmas para desincrustar barros y espinillas.

Por si fuera poco, el extracto fluido de la raíz de Agave atrovirens se ha probado con éxito en pacientes con sífilis.

No todo maguey es igual, Agave salmiana y Agave atrovirens son los más medicinales.

Modo de uso: infusión, cataplasma.

9. Maíz.

El maíz es originario de América y México es uno de los principales exponentes de su uso a nivel mundial. El maíz ha sido parte de la cultura mexicana dentro de diversos ámbitos, como la religión, la gastronomía y la medicina.

Además de un nutritivo alimento, el maíz tiene actividad diurética, hipoglicémica e hipotensora. Su uso es popular para tratar inflamación y piedras en la vejiga, problemas en riñones y obstrucción de vías urinarias.

Modo de uso: pelos de maíz hervidos, infusión, cataplasma, temazcal (baño de vapor), hojas cocidas untadas.

10. Toloache.

El toloache está representado por Datura inoxia y Datura stramonium, plantas nativas de Norteamérica.

Cabe mencionar que varias especies del género Datura son tóxicas debido a la presencia de alcaloides en diferentes partes de la planta. Sin embargo, su uso como medicina alternativa debe ser controlado y supervisado. Se utiliza principalmente para calmar diversos tipos de dolores, como reumáticos, musculares, de cabeza y de muela.

Modo de uso: cataplasma, baños de pies, uso tópico con semillas hervidas.

Otras plantas medicinales muy usadas en México.

Plantas como la ruda, mejorana, manzanilla, ajo, cayena y chaya, entre muchas otras, son muy reconocidas y utilizadas en México. Y a pesar que algunas ya son cultivadas en el país debido a su alta demanda, sus orígenes pertenecen a otras latitudes.

Fuentes:

http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/index.php

http://www.dint.unam.mx/blog/index.php/item/3330-herbolaria

http://www.revista.unam.mx/vol.10/num9/art58/int58.htm

http://ciencia.unam.mx/leer/97/El_uso_tradicional_de_las_plantas_medicinales_un_aporte_para_la_ciencia

http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2014_304.html