Las alergias respiratorias son quizá más difíciles de controlar que las alergias a los alimentos, ya que no podemos ver todas las partículas contenidas en el aire que pueden provocarnos una reacción negativa.

Este tipo de alergias son causadas por sustancias, llamadas alérgenos, que son transportadas por el aire y que al entrar en el tracto respiratorio causan una respuesta del sistema inmunitario caracterizada por síntomas como estornudos, tos y lagrimeo.

Las alergias respiratorias pueden ser la rinitis alérgica o fiebre del heno (alergias estacionales) y las alergias al polen, el moho, la caspa de animales y las cucarachas, que expelen sustancias.

Síntomas

Como es de esperar, los síntomas principales afectan la nariz, los bronquios, los pulmones y demás partes del tracto respiratorio. La mayoría de las personas experimenta ojos enrojecidos, lagrimeo, tos, congestión o secreción nasal y estornudos, pero otras pueden sentir dificultad para respirar y sensación de opresión en el pecho.

Causas

¿Por qué tienes una alergia respiratoria? Los expertos indican que son resultado de factores ambientales y genéticos que provocan un funcionamiento curioso del sistema inmunitario. Cuando el alérgeno se inhala, el sistema lo toma como una sustancia nociva, como si fuera una bacteria o un virus, y entonces libera anticuerpos e histaminas; estas últimas son las que provocan los típicos síntomas.

Son alérgenos el polen, los ácaros del polvo y los demás mencionados anteriormente.

Las alergias no tienen cura, pero en algunos casos desaparecen con el tiempo.

Tratamiento

Los médicos tratan las alergias respiratorias con fármacos, especialmente antihistamínicos que suprimen los molestos síntomas. Afortunadamente, este tipo de alergias no suelen causar anafilaxia o anafilaxis, una reacción que puede causar la muerte, pero si tú sientes mayor dificultad para respirar, debes acudir rápidamente al médico.

Remedios herbales para alergias respiratorias

Existen algunas hierbas que por sus propiedades sirven para combatir una alergia respiratoria, pero hay que saber que no la curan, solamente alivian los síntomas. Las alergias no tienen cura, pero en algunos casos desaparecen con el tiempo.

-Para aliviar el escurrimiento nasal, pon a calentar 2 tazas de agua en un recipiente. Apaga el fuego cuando hierva y entonces arroja 1 ½ o 2 cucharillas de hojas secas de salvia (Salvia officinalis) para hacer una infusión. Espera 10 minutos y agrégale 1 cucharada de miel de abejas para endulzar.

Atención: asegúrate de que no eres alérgico al polen de abejas antes de usar miel.

-La mayoría de las personas experimenta congestión o escurrimiento nasal, o ambos. Arroja 1 cucharilla colmada de hojas secas de menta (Mentha x piperita) a 1 taza con agua caliente, y deja reposar durante 15 minutos. Bebe 3 o 4 tazas a lo largo del día, tratando de inhalar profundamente los vapores que exhala.

Scutellaria baicalensis es una hierba ampliamente usada por la medicina tradicional china para tratar sobre todo fiebre del heno, asma y otras alergias pues puede reducir la intensidad de los síntomas. Corta un poco de la raíz limpia y seca y haz una decocción en agua durante 20 minutos. Bebe hasta 3 tazas a lo largo del día.

-Combina 1 parte de flores secas de manzanilla (Chamaemelum nobile) y 1 parte de flores y hojas de milenrama (Achillea millefolium), y haz un té. Para hacer una taza simplemente agrega 1 cucharilla de la mezcla seca al agua caliente, espera 15 o 20 minutos y bébelo. Puedes tomar 1 taza al día durante el tiempo que dura una reacción alérgica leve a moderada, pues alivia los síntomas y, al parecer, reduce la producción de histamina.

-Alivia los síntomas en nariz y garganta con una infusión de flores de saúco negro (Sambucus nigra), hojas de menta y flores y hojas de milenrama, todo seco. Mézclalas en partes iguales y después arroja 1 cucharilla en 1 taza con agua caliente. Bebe a pequeños sorbos 3 tazas a lo largo del día.

-Si tu reacción alérgica te ha dejado la garganta irritada, cierta sensación molesta en el pecho o una tos seca, debes usar hierbas demulcentes y antiinflamatorias. Mezcla 1 cucharada de hojas y flores secas de malvavisco (Althaea officinalis), 1 cucharada de hojas secas de gordolobo (Verbascum thapsus) y 1 cucharada de hojas secas de Tussilago farfara. Combínalas bien en un plato, toma 1 cucharilla de ellas y viértelas en 1 taza con agua caliente. Espera 15 o 20 minutos y bebe la infusión. Toma 3 o 4 tazas al día.

-Toma 3 tazas al día de una infusión de hojas secas de ortiga (Urtica dioica). Esta hierba, además de ayudar a eliminar desechos del organismo a través de la orina, es un antihistamínico natural y ayuda a adelgazar el moco del tracto respiratorio. Usa 3 cucharillas de hojas por cada taza con agua.

-Haz una tintura de lobelia (Lobelia inflata) y mantenla guardada para usar en una emergencia. Si tienes una reacción alérgica que produce espasmos, vierte rápidamente 5 gotas en un vaso con agua tibia y bébelo. Puedes tomar 4 vasos al día.

Atención: la efedra (Ephedra sinica) tiene reputación de hierba antialérgica, aunque en los últimos años se ha conocido el peligro que representa tomar suplementos alimenticios que la contienen en altas cantidades, debido a sus alcaloides. Antes de tomar cualquier remedio casero con efedra, consulta a un médico.

Procura…

-Consumir alimentos ricos en betacarotenos, como zanahoria, calabaza, espinaca, col, betabel y pimientos rojos y amarillos. El alto consumo de betacarotenos se asocia a un menor riesgo de alergias.

-Evitar los alérgenos. Usa una mascarilla al limpiar tu hogar y lava continuamente la ropa de cama.

Prueba también con:

-Sopa de pollo con cebollas, ajo y hojas de ortiga como vegetales. Consúmela durante un par de días para combatir la inflamación y la congestión nasal.

– 3 tazas al día de té de jengibre con 5 gotas de jugo de limón fresco.

-1 taza de té negro en el día para dilatar los bronquios y abrir el tracto respiratorio. No lo tomes durante la noche a menos que sea completamente necesario, porque puede interferir con el sueño.

 

 

Fuentes

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000812.htm

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

(2013). 88 Natural Remedies: Ancient Healing Traditions for Modern Times. National Geographic Society.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.