El interior de la boca está revestido con una delicada mucosa. Las aftas o úlceras aftosas son un tipo de llaga bucal que se presentan en dicha mucosa, y se diferencian de las llagas del herpes labial porque no son causadas por el virus del herpes. Además, su apariencia es distinta.

Pueden ser muy dolorosas y causar incomodidad al hablar y comer. Aparecen en la cara interna de las mejillas, la parte interna de los labios, la base de las encías y la parte inferior y superior de la lengua, pero incluso llegan a formarse en la zona superior de la boca y el área cercana a las amígdalas.

Son prevenibles y de fácil tratamiento.

Síntomas

El primer indicio de la aparición de un afta es una sensación de escozor o ligero ardor en una zona de la boca. Poco después se forma una úlcera en forma de cráter, generalmente de bordes rojizos e inflamados y con un centro blanquecino o amarillento. Duele mucho, sobre todo cuando roza con objetos o sustancias o cuando tiene contacto con alimentos de sabor ácido.

En algunos pocos casos la aparición de aftas bucales se acompaña de fiebre, malestar general e inflamación de ganglios linfáticos.

Causas

Las aftas bucales pueden ser resultado de infecciones por virus, deficiencia de ciertas vitaminas y minerales, cambios hormonales, problemas con una dentadura postiza, una fuerte mordida, lesiones debido a tratamientos dentales (ortodoncias), por cepillarse los dientes de forma muy rápida o fuerte e incluso por estrés y alergias alimentarias.

El primer indicio de la aparición de un afta es una sensación de escozor o ligero ardor.

Tratamiento

Las aftas suelen desaparecer por sí solas al cabo de algunos días, por lo que no requieren un tratamiento médico a menos que sean muy dolorosas o tarden mucho tiempo en curarse. Las más pequeñas desaparecen en aproximadamente 2 semanas, pero la curación de las más grandes suele tardar más.

Los médicos pueden recetar medicamentos que se aplican directamente en las aftas, como geles que reducen el dolor y corticosteroides. Usualmente recomiendan enjuagarse la boca o hacer gárgaras con agua salada.

Remedios herbales para aftas bucales

-Deposita 1 cucharada de hojas secas de salvia (Salvia officinalis) en 1 taza y vierte sobre ellas agua hirviendo. Deja reposar durante al menos 20-25 minutos, y después utiliza solo el líquido frío como enjuague bucal. La salvia tiene propiedades antisépticas, por lo que puede ayudar a estimular la cicatrización, reducir la inflamación y evitar que la úlcera empeore. Usa el enjuague 2 veces al día.

-Corta un limón y quítale la pulpa a una mitad. Usa la piel interior de la cáscara para dar un suave masaje a la zona donde se encuentra la afta, durante unos 3 minutos, 3 veces al día.

-Haz una infusión de hojas de malvavisco (Althaea officinalis), una hierba demulcente, y flores de manzanilla (Chamaemelum nobile), utilizando ½ cucharilla de cada hierba por taza. Úsala fría como enjuague bucal y haz gárgaras durante varios segundos. Repite esto en la mañana y en la noche.

-Otra infusión que puede servirte como enjuague se prepara con partes iguales de hojas de toronjil (Melissa officinalis) y flores de hierba de San Juan (Hypericum perforatum). Esta tiene una acción antiinflamatoria, y el toronjil da un agradable sabor al té.

-Uno de los remedios más simples consiste en un té de manzanilla. Arroja 2 cucharillas de flores secas en 1 taza con agua hirviendo, deja reposar para que se enfríe y enjuaga tu boca con el líquido 2 veces al día, durante el tiempo que necesites. Las flores son antiinflamatorias y te servirán para reducir más rápido la inflamación.

-Prepara tintura de raíz de equinácea (Echinacea purpurea), una hierba antiinflamatoria y antiséptica, con glicerina vegetal. Si continuamente sufres de aftas bucales, tenla preparada para cualquier ocasión. Vierte 10 gotas en un vaso con agua templada y enjuaga tu boca. Por supuesto, hazlo 2 veces al día.

También puedes usar tintura de avellano de bruja (Hamamelis virginiana) o lavanda (Lavandula angustitifolia) en vez de la de equinácea.

-Haz una infusión con 1 cucharilla de hojas secas de menta, y úsala como enjuague bucal para usar 2 veces al día.

Remedios contra las aftas bucales.

Procura…

-Consumir alimentos ricos en ácido fólico, vitamina B1, vitamina B6 y vitamina B12, como las nueces y los vegetales de hoja verde, para prevenir la formación de aftas bucales.

-Evitar usar enjuagues bucales con alcohol, porque irritan la mucosa bucal. Tampoco consumas alimentos calientes y picantes mientras tienes aftas.

-Lavarte los dientes de forma suave. Hacerlo vigorosamente no sirve de mucho si tu técnica es inadecuada, y además puede afectar tus encías.

Prueba también con:

-1 cucharada de sal en 1 vaso con infusión de salvia, como enjuague bucal. Si no tienes salvia no te preocupes, con la sal basta.

-Peróxido de hidrógeno. Aplica un poco, con ayuda de un hisopo, unas 2 veces al día.

 

 

Fuentes

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000998.htm

Alice Roberts. El gran libro del cuerpo humano. La guía visual definitiva. Dorling Kindersley Ltd.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.