Vaccinium myrtillus

Los frutos del arándano azul obtuvieron gran popularidad a partir de la segunda guerra mundial cuando los pilotos se percataron que su visión nocturna había mejorado después de comerlos continuamente.

Los ensayos clínicos de la década de los años sesenta, demostraron que los frutos del arándano azul protegen la circulación periférica y los capilares.

La variedad de evidencia clínica que existe con relación al Vaccinium myrtillus, indica que es una posible herramienta para combatir enfermedades crónicas e infecciosas que afectan a las personas en la etapa de la vejez.

¿Cómo es?

Es un arbusto caducifolio que crece aproximadamente 40 cm de altura y que ofrece hermosas flores de color blanco o rosado, así como bayas de tono púrpura oscuro.

Su nombre común suele confundirse con otros tipos de frutos similares de diferentes regiones del mundo, pero basta con asegurarnos que su nombre científico cuente con la terminación myrtillus para distinguirlo de otros familiares del género Vaccinium.

Cultivo y cosecha

Esta planta crece en matorrales húmedos dentro de páramos, laderas y brezales que forman parte del hemisferio norte, abarcando regiones templadas del norte de Asia, Europa y Norteamérica, específicamente al oeste de Canadá y al oeste de los Estados Unidos. Es por esto que también se le relaciona con el arándano norteamericano.

Su cultivo se lleva a cabo en todo el mundo y se propaga en otoño a partir de sus semillas. Las hojas son cosechadas en verano y los frutos alcanzan su madurez a finales del verano o a inicios del otoño.

Constituyentes activos

Taninos, proantocianidinas, flavonoides, ácidos frutales, ácidos fenólicos o fenolcarboxílicos, pectina, vitamina B2, vitamina C y caroteno.

Propiedades

Antioxidantes, antitumorígenas, antiinflamatorias, hipoglucémicas y antimicrobianas.

Partes utilizadas

Las partes que se utilizan son las hojas frescas y los frutos, tanto frescos como secos.

Usos medicinales tradicionales

Sistema urinario. Las hojas también tienen su función medicinal. Fungen como un útil antiséptico y astringente para problemas del tracto urinario y los túmulos urinarios como la cistitis (inflamación de la vejiga) y la vejiga hiperactiva, que se caracteriza por una necesidad repentina de orinar.

Sistema digestivo. Por muchos años ha sido utilizado como un efectivo laxante suave gracias a sus azúcares y como una solución para la diarrea gracias a los taninos que contiene. Su sabor agradable hace que sea fácil de ingerir para los niños con problemas de diarrea e indigestión.

Sistema circulatorio. La ingesta de frutos mejora la función capilar y cura inflamaciones. Esto incluye claudicación intermitente, Síndrome de Raynaud (sensación de entumecimiento), venas varicosas y las condiciones que afectan el flujo sanguíneo de los ojos, en particular la diabetes y la presión arterial alta.

Se ha demostrado que con los extractos de arándano los síntomas de retención de líquidos, parestesias y calambres, desaparecen en un gran porcentaje. También es ideal para aquellos con miopía o con dificultad para observar de noche, para las mujeres que atraviesan dolores por el período menstrual o para los que se recuperan de una operación de hemorroides.

Sistema nervioso. Los efectos vasodilatadores y antiinflamatorios del arándano azul pueden ofrecer resultados significativos en relación con la preservación de la cognición y la función neuromotora a través de un menor riesgo de accidentes cerebrovasculares hemorrágicos y trombóticos.

Propiedades del arándano azul.

Otros usos.

Como antioxidante. Los antioxidantes de los frutos se utilizan para la prevención de cataratas y para promover la cicatrización de tejidos.

Como remedio antidiabético. Las hojas y los frutos ayudan especialmente en los estados prediabéticos. De igual forma, existe evidencia que los frutos puede ayudar a promover la pérdida de peso, algo muy importante para mejorar la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad.

Se dice que los frutos podrían tener una eficaz acción contra algunos tipos de cáncer, pero esto continúa bajo investigación.

Preparaciones comunes

Las cápsulas son una opción muy solicitada para mejorar la circulación ocular. También pueden prepararse tinturas o decocciones para el tratamiento a corto plazo de la diarrea en niños. Las tabletas son convenientes para el uso a largo plazo en adultos.

Advertencia

Si toma anticoagulantes o se le ha diagnosticado un trastorno hemorrágico, antes de acudir a las dosis medicinales recomendadas, consulte a su médico.

 

 

Fuentes:

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK92770/

American Diabetes Association (ADA). Diagnosis and classification of diabetes mellitus. Diabetes Care. 2010;33:S62–9.